Pepe Rodríguez

Índice temático:

Sectas
Afrontar la muerte
Crítica cristianismo
Invención de "Dios"
Tradiciones Navidad
Sexualidad del clero
Masonería
Mujer
Maltrato al menor
Periodismo investigación
Atentado terrorista 11-M
Apostatar (proceso)

Links:

Bases de datos
Buscadores
Editoriales
Enciclopedias
Guía telefónica
Translations
Periódicos
Religión
Sectas
Informes:

 

Novedades en el web

 

Doñana: un desastre archivado

(c) José Santamarta, director de World Watch
(29-12-2000)
worldwatch@nodo50.org
http://www.nodo50.org/worldwatch

La juez Cecilia Belhadj-Ben archivó el caso Aznalcóllar el 27 de diciembre de 2000, concluyendo que ni Boliden ni Dragados y Construcciones incurrieron en un delito de imprudencia grave, y no tienen responsabilidades en el caso. La misma juez, según Los Verdes de Andalucía, ya había archivado en 1996 las diligencias por las filtraciones en el dique de la balsa minera. La sentencia, según Greenpeace, Adena/WWF, Amigos de la Tierra, SEO, Ecologistas en Acción y Los Verdes, es absolutamente "escandalosa". Es probable que Cecilia Belhadj-Ben sea una presunta prevaricadora, por haber dictado a sabiendas o por ignorancia inexcusable, resolución de manifiesta injusticia. La sentencia presuntamente prevaricadora de la juez se refiere a uno de los mayores desastres ecológicos de la historia reciente.

A las 3.30 de la madrugada del sábado 25 de abril de 1998 se produjo la rotura del dique de la balsa de residuos de Minas de Aznalcóllar, y más de cinco millones de metros cúbicos de lodos tóxicos fueron vertidos al río Agrio, afluente del Guadiamar. En pocas horas los lodos y el agua tóxica cubren más
de 5.000 hectáreas. Comenzó entonces una de las mayores catástrofes ecológicas, cuyas dimensiones se deben a la desidia de las administraciones central y autonómica.
Doñana, el más emblemático de los Parques Nacionales, donde Aznar se fotografiaba con Tony Blair pocos días antes de la riada tóxica, ya se ha visto afectado. Los efectos más visibles, como la muerte de miles de peces, a causa de la acidez del agua y su falta de oxígeno, no son los más graves. Lo peor es la bomba de relojería que suponen los metales pesados, debido a su persistencia y a su bioacumulación, y muy especialmente el cadmio y el arsénico, y los efectos se harán notar de forma lenta e insidiosa, a lo largo de muchos años. La entonces ministra de Agricultura, Loyola de Palacio, conocida por su defensa de las peores causas (transgénicos, energía nuclear) se puso morada de langostinos a los pocos días de la catástrofe, para demostrar que no pasaba nada.
Los ecologistas, y la CEPA en particular (hoy Ecologistas en Acción), fueron los únicos que habían denunciado una y otra vez la situación. En Doñana, como en Chernóbil o en tantos otros desastres, sucede lo imposible. En noviembre de 1995 Manuel Aguilar Campos fue despedido de la empresa minera por denunciar el mal estado de la presa. Sólo la CEPA tomó en consideración sus denuncias. La CEPA igualmente denunció el vertido de residuos tóxicos procedentes del polo químico de Huelva en Aznalcóllar en varias ocasiones, y en enero de 1996 presentó una denuncia ante la Unión Europea, archivada al estimar que la respuesta del Gobierno español era satisfactoria. Pocos meses antes del accidente, el 4 de diciembre de 1997, el grupo Menoba de Aznalcázar, integrado en la CEPA, denunció la situación de la presa. Para Agaden se habían producido vertidos continuados e ininterrumpidos desde 12 años antes al Agrio y por ello al Guadiamar, a Doñana y al Guadalquivir.
Según el CSIC, los lodos vertidos contenían 8.000 gramos de zinc por tonelada, 8.000 gr. de plomo, 5.000 gr. de arsénico, 2.000 gr. de cobre, 90 gr. de cobalto, 55 gr. de talio, 70 gr. de bismuto, 28 gr. de cadmio y 15 gr. de mercurio. Los lodos también contenían de 4 a 10 gramos por tonelada de aminas aromáticas e hidrocarburos policíclicos. La acción de los microorganismos puede acelerar el proceso de lixiviación así como alterar y transformar su composición; los tests de lixiviación realizados por el CSIC
indicaron una elevada movilidad para la mayor parte de los metales, al poder pasar a los acuíferos o introducirse en la cadena alimentaria, poniendo en riesgo a la fauna y a las personas. Se ha constatado que gran parte del lodo de pirita estaba integrado por partículas pequeñas susceptibles de ser inhaladas,
con los consiguientes riesgos para los trabajadores que los retiraron y la población de la zona.
Los lodos retirados se llevaron a una mina a cielo abierto en desuso, la Corta. La CEPA y Greenpeace denunciaron que bajo la mina donde se vertieron los lodos retirados se encuentra el acuífero 26 Niebla-Posadas; el suelo por supuesto no está impermeabilizado y el terreno tiene racturas a causa de las pasadas voladuras. El desastre esparció cerca de 2,5 millones de metros cúbicos de lodos por los cauces del Agrio y el Guadiamar. La Junta de Andalucía y el Ministerio de Medio Ambiente se gastaron cerca de 20.000 millones de pesetas en limpiar la zona afectada, cantidad a la que hay que añadir los 8.000 millones de pesetas invertidos por la Junta de Andalucía en la restauración ambiental, y los 10.000 millones de pesetas que costó la expropiación de las tierras afectadas por el desastre.
El responsable directo del desastre fue la empresa Boliden Apirsa, propietaria de la presa. Boliden pertenece al grupo Trelleborg, con sede en Toronto (Canadá), y tiene cuatro minas en Suecia, otra en Arabia Saudí y la de Aznalcóllar, que adquirió en 1987. En 1996 facturó 1.300 millones de dólares y obtuvo unos beneficios netos de 38,7 millones de dólares; emplea a 13.443 personas, de ellas 4.818 en Suecia. A pesar de la retórica ambiental, la empresa tiene un negro historial, con accidentes graves en Chile (Arica) y Suecia, donde la rotura de una balsa de lodos contaminó el lago Asajaure. En Chile, según el Instituto de Ecología Política, las 19.500 toneladas de residuos tóxicos (cadmio, arsénico, mercurio y plomo) exportados por Boliden por intermedio de la empresa Promel a Arica hace 16 años, contaminaron a 15.000 familias y causaron el envenenamiento de más de 500 niños en una zona pobre
de la localidad. La empresa ha adoptado una aptitud completamente irresponsable, tanto ante los residuos exportados de manera ilegal (la documentación falsa indicaba que se trataba de oro y plata), como ante las consecuencias en la población afectada, a la que se niega a pagar incluso los gastos hospitalarios. La corta Los Frailes daba trabajo a 520 personas de Aznalcóllar, y en 1997 se obtuvieron 125.000 toneladas de zinc, 48.000 t de plomo, 4.700 t de cobre y 90,8 kilos de plata. La intención de la empresa es reabrir la mina en otoño.
Las pérdidas económicas superaron los 40.000 millones, como mínimo, dado que cerca de 5.000 hectáreas quedaron arruinadas para cualquier tipo de cultivo durante muchos años, tanto por la contaminación, como por los propios trabajos de limpieza, que en muchos casos eliminaron los suelos
fértiles. Desde 1993 la empresa Boliden Apirsa recibió de Hacienda un total de 2.819 millones de pesetas, y de la Junta de Andalucía 1.025 millones, en parte destinados a la balsa que reventó. Una de las lecciones de Doñana debería ser la necesidad de suprimir las subvenciones a actividades dañinas
para el medio ambiente, y además se las debería gravar fiscalmente, iniciando la tan necesaria reforma ecológica del sistema fiscal.
En nombre del mantenimiento del empleo las administraciones concedieron generosas subvenciones, haciendo la vista gorda ante los constantes incumplimientos de la legislación ambiental. A la larga tales posiciones fueron contraproducentes. Mantener una actividad minera dañina para el medio ambiente con dinero público puede costar miles de empleos en la agricultura, la pesca y el turismo, actividades más sostenibles e intensivas en empleo. La contraposición que tantas veces se ha hecho de forma demagógica entre el medio ambiente y las personas, sintetizada por Felipe González en la frase de que "entre los agricultores y los patos, me quedo con los agricultores", es radicalmente perversa. De aquellos polvos, estos lodos.
La ruptura de la balsa minera de la multinacional Boliden no sólo ha dañado al medio ambiente. También ha causado un grave daño a la credibilidad del sistema jurídico español, incapaz de impedir desastres ecológicos y de velar por hacer realidad la máxima de que"el que contamina, paga". Aquí el que contamina, no sólo no paga, sino que además recibe subvenciones públicas y sentencias absolutorias.

Referencias
Ver los artículos de Juan Clavero y José Santamarta en la revista World Watch nº6

 

 

Homepage Índice temas Links Autor Emaaps Libros Aviso Legal / Privacidad Si no puede acceder al e-mail del autor, permita "contenido activo" o "bloqueado" en su navegador. Es una maniobra segura para usted (la dirección de e-mail está en un script de java para evitar el spam).    

© Pepe Rodríguez. Todos los derechos reservados. Los textos e ilustraciones de este web están protegidos por copyrigth y su reproducción y distribución están prohibidos por la legislación vigente, salvo autorización por escrito de su autor.