Pepe Rodríguez

Índice temático:

Sectas
Afrontar la muerte
Crítica cristianismo
Invención de "Dios"
Tradiciones Navidad
Sexualidad del clero
Masonería
Mujer
Maltrato al menor
Periodismo investigación
Atentado terrorista 11-M
Apostatar (proceso)

Links:

Bases de datos
Buscadores
Editoriales
Enciclopedias
Guía telefónica
Translations
Periódicos
Religión
Sectas
Informes:

 

Novedades en el web

 

Evolución de las emisiones de gases de invernadero en España

(c) José Santamarta, director de World Watch
(6-4-2001)
worldwatch@nodo50.org
http://www.nodo50.org/worldwatch

Las emisiones de gases de invernadero crecieron un 27% entre 1990 y 1999. El ministro de Medio Ambiente oculta la realidad a la opinión pública, y no quiere dar los datos de 1999. Desafiamos al Ministerio de Medio Ambiente a desmentir las cifras que damos a continuación. Y si quiere hacer algo, que empiece por pedir al Congreso la ratificación del protocolo de Kioto, sin esperar un día más y sin escamotear la realidad.

El Consejo de Ministros creará hoy, viernes 6 de abril, la Oficina Española de Cambio Climático, que contará con un presupuesto para este año 2001 de 200 millones de pesetas y tendrá su sede en el Ministerio de Medio Ambiente, según anunció el 5 de abril Jaume Matas. La oficina dependerá de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental.
En la presentación de la Oficina el ministro de Medio Ambiente Jaume Matas falsificó y ocultó la realidad del aumento de las emisiones de gases de invernadero en España, muy superiores a las cifras oficiales. Según el ministro Jaume Matas en España en 1998 superaba en un 2,2 por ciento las emisiones permitidas en Kioto respecto a 1990 (es falso, pues en 1998 eran ya un 4,9% superiores). El ministro señaló que en 1999 "se desplazó hacia arriba de una forma importante" estas emisiones, aunque no precisó en qué cuantía. Según nuestras cifras en 1999 habían aumentado, utilizando la metodología oficial, un 26,8%, cifra que supera en un 11,8% lo permitido en Kioto. Y si Juame Matas tiene otras cifras, que las haga públicas y que desmienta las nuestras. Pero como el ministro no quiere dar las cifras de 1999 las damos nosotros y desafiamos al ministro a dar las cifras oficiales y a desmentir las que a continuación ofrecemos, elaboradas por José Santamarta (director de la revista World Watch) para el sindicato Comisiones Obreras.
Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en España han aumentado un 29% entre 1990 y 1999, según nuestras cifras, muy superiores a las que da Jaume Matas. El gobierno español, como demuestra el aumento de las emisiones, no tiene hasta ahora ningún plan serio para cumplir los compromisos adquiridos con la firma del Protocolo de Kioto de 1997 y en el seno de la Unión Europea, compromisos que establecen un tope del 15% de aumento entre 1990 y el 2010. Las emisiones en unidades de CO2 equivalente, considerando los seis gases de efecto invernadero, han aumentado en un 26,8% en España entre 1990 (año base) y 1999, cifra que casi duplica al 15% al que se ha comprometido el gobierno en la Unión Europea, aumento que en su momento fue ampliamente criticado por considerarlo excesivo. ¿Cómo espera cumplir el gobierno español los compromisos adquiridos con la firma del Protocolo de Kioto? ¿Qué hará para reducir las emisiones actuales (2001) a más de la mitad, pues ya duplican el compromiso firmado?
No basta con denunciar la insolidaria postura del presidente George W. Bush, que lo es y mucho. En España las emisiones de gases de invernadero han aumentado mucho más que en Estados Unidos, a pesar de la política de imagen del Ministerio de Medio Ambiente. Con el escenario actual, el gobierno
incumpliría gravemente el principal protocolo para proteger el medio ambiente y el clima, pues para el periodo 2008-2012 las emisiones en España podrían ser superiores en un 60% a las del año base. ¿Qué legitimidad tiene España para denunciar a George W. Bush o pedir a los países en desarrollo que estabilicen sus emisiones de gases de invernadero, cuando éstas en la actualidad son como media inferiores en más de la mitad a las emisiones españolas? La evolución de las emisiones de gases de invernadero son el mejor indicador del compromiso de un gobierno con el medio ambiente. En el
caso español el indicador es muy negativo.
El Protocolo de Kioto de diciembre de 1997 concluyó con la adopción de un protocolo de reducción de emisiones de gases de invernadero de un 5,2% para los países industrializados. El Protocolo no obliga en una primera fase a los países en desarrollo, dadas sus menores emisiones por habitante.

Emisiones de dióxido de carbono (CO2): Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en España entre 1990 y 1999, sin incluir los sumideros, han aumentado un 29%, pasando de 226 millones de toneladas en 1990 (año base) a 291,3 millones de toneladas en 1999. El sector energético fue el responsable
del 90,8% del total de las emisiones, y dentro de éste el transporte emitió 29% del total de las emisiones de CO2. La producción de cemento ocasionó el 7,5% de las emisiones totales. El 1,7% restante corresponde a la incineración de residuos, industria química y metalúrgica.

Emisiones de metano (CH4): En 1990, año base, se emitieron un total de 1.648.874 toneladas de metano, mientras que en 1998 se llegó a 2.076.926 toneladas, con un aumento del 26%, cifra muy considerable y que demuestra que la administración no ha hecho nada para reducir las emisiones. El metano representó el 11,8% de las emisiones brutas de los seis gases de invernadero, en dióxido de carbono equivalente sin incluir los sumideros. En 1999 se emitieron 45,3 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente. En 1998 la fermentación entérica ocasionó el 29,9 % (620.163 toneladas), la gestión del estiércol el 17,4% (361.156 toneladas), los vertederos el 35,1% (729.565 toneladas), la minería del carbón el 3,6% (74.754 toneladas), el petróleo y el gas natural el 5% (103.349 toneladas), y las aguas residuales el 2,6% (54.205 toneladas). Los cultivos de arroz sólo emitieron 12.612 toneladas, cifra inferior a las incineradoras de residuos (13.591 toneladas). Las emisiones de metano podrían reducirse fácilmente en una proporción importante, con medidas poco costosas.

Emisiones de óxido nitroso (N2O): Las emisiones de óxido nitroso (N2O) en 1990, año base, ascendieron a 133.019 toneladas, y representaron el 11,9% de las emisiones de gases de invernadero en España en 1998, sin incluir los sumideros. En 1998 ascendieron a 141.447 toneladas, cifra ligeramente superior. En 1998 las mayores emisiones se debieron a la gestión del estiércol (36,2%, 51.244 toneladas) y a los fertilizantes aplicados a los suelos agrícolas (43,2%, 61.083 toneladas). El sector energético emitió en 1998 un total de 18.821 toneladas (13,3%), y la industria química 6.993 toneladas (5%). En 1999 se emitieron 44,15 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente.

Emisiones de compuestos hidrofluorocarbonados (HFC): Los HFC han sustituido a los CFC que destruyen la capa de ozono, y se emplean fundamentalmente en equipos de refrigeración y aire acondicionado, extintores de incendios y aerosoles. Los HFC no dañan la capa de ozono, pero son potentes gases de invernadero. En 1995, año base a efectos del Protocolo de Kioto, se emitieron 481,6 toneladas, mientras que en 1998 se llegó a 1.205,3 toneladas, equivalentes en 1998 a 8.451.700 toneladas de CO2 equivalente. Al igual que en el pasado se eliminaron los CFC, hoy urge suprimir los HFC, productos fácilmente sustituibles. En 1998 representaron el 2,3% de las emisiones totales brutas de gases de invernadero (sin incluir los sumideros). En 1999 se emitieron 9,4 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente.

Emisiones de compuestos perfluorocarbonados (PFC): La práctica totalidad de las emisiones de compuestos perfluorocarbonados se debe a la producción de aluminio. En 1995, año base para los compromisos adquiridos en el Protocolo de Kioto, se produjeron 108 toneladas de CF4 y 9,5 toneladas
de C2F6. Las emisiones desde entonces permanecen estancadas en cifras ligeramente superiores a las 100 toneladas (108,6 toneladas en 1998), equivalentes a 794.300 toneladas de CO2. En 1998 representaron el 0,2% de las emisiones totales brutas de gases de invernadero (sin incluir los sumideros). En 1999 se emitieron 0,8 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente.

Emisiones de hexafluoruro de azufre (SF6): El hexafluoruro de azufre (SF6) se emplea en equipos eléctricos. En 1995, año base para el Protocolo de Kioto, se emitieron 6.045 kilogramos, y en 1998 las emisiones aumentaron hasta llegar a 7.650 kg, equivalentes a 182.800 toneladas de CO2 equivalente. En 1998 representaron el 0,05% de las emisiones totales brutas de gases de invernadero (sin incluir los sumideros). En 1999 se emitieron 0,2 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente.

Emisiones totales en dióxido de carbono (CO2) equivalente: Los datos dejan poco lugar a dudas, y son sin duda el peor indicador de la situación del medio ambiente en España: las emisiones netas pasaron de 279.206.700 toneladas en 1990 (año base) a 359.919.800 toneladas de CO2 equivalente en 1999. El año base se compone de las emisiones de 1990 de CO2, CH4 y N2O, y las emisiones de 1995 de los compuestos perfluorocarbonados (PFC), compuestos hidrofluorocarbonados (HFC) y hexafluoruro de azufre).
Por sectores, las emisiones totales en dióxido de carbono (CO2) equivalente entre 1990 y 1999 han sido las siguientes:
1.Sector energético. Es el mayor responsable del conjunto de las emisiones, pues en 1999 representó el 70% del total, con 275 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente, lo que representa un aumento del 27,7% respecto a los 216 millones de toneladas emitidos en 1990.
2.Los procesos industriales distintos a la combustión, como la producción de cemento, industria química y metalúrgica, representaron en 1999 el 9,4%, con un aumento del 33% respecto al año base de 1990.
3.Los disolventes y otros productos, aunque sólo representan el 0,5% del total, han aumentado en un 17% respecto al año base, en que se emitieron 1.553.950 toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente.
4.La agricultura y la ganadería representan el 15% del total de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) equivalente, con un aumento del 5,5% respecto al año base.
5.Los residuos representan el 5,1% del total de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) equivalente, con un aumento del 63% respecto al año base, en que se emitieron 11.463.650 toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente. Las emisiones de metano son responsables en gran parte.

Conclusión

El Ministerio de Medio Ambiente oculta la realidad (por emplear un término educado) a la opinión pública. Si quiere hacer algo más que crear una oficina dotada sólo con 200 millones, debería hacer lo siguiente:
1.Ratificar de forma inmediata el Protocolo de Kioto.
2.Elaborar Planes para como mínimo cumplir los compromisos internacionales, frenando y reduciendo las emisiones de gases de invernadero, y en especial el CO2.
3.Aumentar de la eficiencia energética, proporcionando mayores servicios con un menor consumo energético. Nueva fiscalidad ecológica, para reducir el despilfarro y la destrucción del medio ambiente. No oponerse a las propuestas de la Unión Europea, tal como hace en la actualidad.
4.Desarrollo de las energías renovables, especialmente la eólica y la solar directa.
5.Poner en práctica de forma urgente nuevas políticas de transporte, que frenen el uso desmedido del automóvil privado y del transporte aéreo, los modos de transporte más contaminantes.
6.El gobierno debe crear una Comisión Nacional del Clima, con participación de la sociedad civil, incluidas las organizaciones sindicales, ecologistas y vecinales, lo que no ocurre en la actualidad.

Ver el informe completo en la revista World Watch nº12 o en nuestra web: http://www.nodo50.org/worldwatch

 

 

 

Homepage Índice temas Links Autor Emaaps Libros Aviso Legal / Privacidad Si no puede acceder al e-mail del autor, permita "contenido activo" o "bloqueado" en su navegador. Es una maniobra segura para usted (la dirección de e-mail está en un script de java para evitar el spam).    

© Pepe Rodríguez. Todos los derechos reservados. Los textos e ilustraciones de este web están protegidos por copyrigth y su reproducción y distribución están prohibidos por la legislación vigente, salvo autorización por escrito de su autor.